¿Cómo planificar el estudio?

 

desesperación

¿Cómo planificar el estudio?

¿Tú también has sentido, cómo la fecha de los exámenes se te echa encima irremediablemente?, ¿cómo los trabajos se tienen que acelerar al final porque no llegas a entregarlo?, ¿cómo tienes que dejar temas casi sin estudiar, porque no te da tiempo?

Pintando el peor de los escenarios, dejas exámenes sin hacer porque ni te ha dado tiempo a estudiar, ¿sabes de lo que hablo?
Pues entonces, este post está especialmente dirigido a ti, BASTA YA de maltratarnos con estrés innecesario.

Si no eres estudiante, y crees que no le vas a sacar provecho al post, lee entonces únicamente, el primer punto del post, porque ese, sí es extensible a todos.

Warning!: Este post es largo y creo que merece la pena leerlo y tenerlo en mente para consultarlo (no ya por las horas de trabajo y de consulta) sino porque realmente creo que puede llegar a ser muy útil para planificar el estudio.

Iba a hacer una serie de posts, pero creo que es mejor que lo tengáis todo de una sentada la verdad.

¿Por qué debería planificar el estudio (o los objetivos)?

¿Por qué es tan importante planificar el estudio? Porque si no sabes cuánto tienes que estudiar, nunca sabrás cuánto tiempo tienes que invertir (para objetivos: si no sabes a dónde ir, ¿qué camino piensas coger?, ¿caminar en círculos toda la vida?, si no sabes lo que quieres, lo que te gusta, lo que te apasiona. Da igual lo que hagas con tu vida, nunca lo conseguirás.

La única manera de darle cuidados paliativos a una procrastinación crónica, es saber el por qué haces las cosas, y qué pretendes con tus acciones, tan fácil y tan complicado como eso.

Durante años he sufrido de procrastinación crónica, así que lo digo con conocimiento de causa, y es algo que una vez lo tienes identificado puedes ver en los demás sin ningún problema.

Si bien, hay que aclarar que es un pecado en el que sigo cayendo de manera recurrente, aunque trato de poner medios para evitarlo.

Te voy a pedir por favor, que hagas un ejercicio (por si fuera poco, con pedirte que me leas ¿no?), un ejercicio de reflexión.

Tráete a la consciencia a esas personas brillantes, esas personas que consiguen “cosas” en la vida.
Sacan grandes resultados académicos, triunfan en sus carreras o hobbies.

¿Sabes cuál es el rasgo común de todos ellos?
Los objetivos (o planificar el estudio en este caso), los pequeños y concretos objetivos. (Si quieres saber algo más sobre productividad, en este artículo).

Lo importante, de todo esto, es que planificar el estudio, promueve la dirección de tus acciones, y que estas acciones cuando están dirigidas, hacen el camino, y es el camino el que te lleva al objetivo.

En su libro “Zen To Done” Leo Babauta (zenhabits.net), nos cuenta su método de productividad, y cómo recomienda usar 10 meses para alcanzar 10 hábitos, el primero es apuntar todo lo que tengamos que hacer en una lista de tareas, y el segundo es procesar esa lista de tareas, todo esto tiene mucha más miga, pero quedaros con la idea principal por favor.

¿Recordáis aquél famoso anuncio del filósofo-karateka Bruce Lee, en el que decía “Be water my friend”? ¿Sabéis cuál es la idea principal?

Be water my friend

Tener una “mente como el agua”, es una posición de alerta permanente. Todos hemos tirado piedras al río cuando éramos pequeños (si no lo has hecho nunca, ve, hazlo y vuelve).

Imagina ahora, que tiras una de esas piedras, lisas y redondas a una charca que esté en perfecta quietud. El agua responde de forma absolutamente proporcionada, a la fuerza ejercida y la masa entrante; y de manera progresiva recupera otra vez la calma. Su reacción es la que se espera, no peca ni por exceso, ni por defecto.

En kárate el secreto lo basan en esa eficiencia, velocidad antes que fuerza. Equilibrio y Relajación como fin último. Hay que tener la mente despejada y flexible para conseguirlo.

¿Veis ahora porque es tan importante planificar el estudio (objetivos)? Despejamos nuestra mente de todas las preocupaciones y todas las dudas sobre qué tenemos que hacer, y eso nos permite focalizarnos mejor en las acciones que realmente importan, así que sin más dilación empecemos.

Fase 1 – Análisis

Análisis

Durante los dos primeros días, haz un reconocimiento del perímetro. Abre un documento en Word, o coge un papel y un lápiz y contesta a estas preguntas, porque al finalizar el artículo, vas a tener una Hoja de Ruta de tu semestre con la que planificar el estudio:

¿Cuántas asignaturas tienes para este semestre? Haz un listado y deja espacio suficiente, para apuntar al lado de cada una las siguientes respuestas.

¿Qué nivel de dificultad tiene cada una? (lo siento por los profesores, pero hay asignaturas más asequibles que otras, y además, todos partimos con un nivel previo de conocimientos, sobre las mismas). Identifica las Big Rocks.

¿Cuánto tiempo REAL tengo para estudiar cada día? Sé sincero contigo mismo, no hace falta que todos los días a la misma hora estudies, pero haz una estimación semanal, y a esa estimación quítale un 10% extra para cubrir los imprevistos que puedan ir surgiendo.
Esta parte es importante, porque será en la que te digas a ti mismo que nivel de implicación vas a tener, si sólo dispones de 3 horas al día para lo que tú quieras, ¿cuántas dedicarás a estudiar? ¿Qué preferencia tendrá para ti?

¿Qué tipo de examen tiene cada asignatura? Es importante a la hora de planificar el estudio, saber si nos vamos a enfrentar a exámenes de desarrollo o a exámenes tipo test (cada uno requiere métodos de estudio distintos).

¿Conoces a alguien que ya haya aprobado? Pregúntale, aprovecha todos los grupos de Facebook o Whatsapp que haya sobre las asignaturas para planificar el estudio, y para resolver todas las dudas sobre las preguntas anteriores, nivel de dificultad, materiales tipo apuntes, cómo son los profesores…

Te debería quedar una hoja similar a esto:

planning

A ti, probablemente te quede más curiosa…En fin, sigamos, una vez tenemos reconocido el terreno a explorar, vamos a abordar la siguiente tarea para planificar el estudio.

Fase 2 – Planifica

Planifica

Ahora llega el momento de comenzar a pensar en maniobras más específicas, saca el mapa que ya has hecho, coge tu brújula de explorador y vamos allá, porque vamos a empezar a pensar un poco más adentro.

Dedica dos días a la siguiente tarea: usa una página para cada asignatura (nos ayudará a organizar mejor esta hoja de ruta) y contesta a las siguientes preguntas.

¿Cuántos temas tiene la asignatura?

¿Cómo es la estructura de cada tema? Es importante, cuando estudias por el libro saber dónde está el índice de contenidos de cada tema, cómo de extenso es, ¿hay autoevaluaciones al final? ¿Resumen de contenidos? ¿Materiales complementarios?

¿Cuántas páginas tiene cada tema? Esto nos sirve para hacernos una idea aproximada de qué temas a priori nos van a requerir más dedicación.

¿Hay trabajos que hacer? Cuántos, cómo son, de qué extensión…

Comienza a fechar. ¿Cuál es la fecha límite de entrega de los trabajos? ¿Y de los exámenes?

A continuación de las preguntas, trata de tener a mano TODO lo necesario para preparar la asignatura y los trabajos, y lo que sean medios físicos como otros libros por ejemplo, dátalos también, que quede constancia.

Con las tareas de estos días para planificar el estudio, tendremos lo suficiente para no perder tiempo navegando por Internet en busca de la información, o en los grupos de apoyo, preguntando una y mil veces, cosas como:Hoja-de-ruta

Dónde está colgada la PEC, cuánto vale el examen, qué hace falta para hacer los trabajos, etcétera.

El objetivo es despejar la mente de proyectos y situaciones, pero sin perder por el camino ninguna idea potencialmente útil o necesaria. Así que esta Hoja de Ruta, consúltala siempre que lo necesites, es tu criatura.

– Fase 3 Distribución – Equilibrada.

Distribución

Esta fase, puede ser la más conflictiva para muchas personas, porque no es fácil coger un calendario y distribuir la materia, cuando muchas veces, no sabemos cuánto tardamos en estudiar, o ni siquiera tenemos un método claro de estudio.

A base de aplicar y depurar la técnica conoceréis detalles, sobre cuánto tardáis por página en una lectura rápida, en un estudio, tardaréis menos en subrayar, y lo haréis mejor, etcétera.

Así que, de momento, vamos a hacerlo sencillo, como siempre de lo grande a lo pequeño (divide et impera, ¿te acuerdas?).

PLAN SEMESTRAL:

Necesitamos poder saber, cuántos temas al mes tenemos que estudiar.

Deja la última semana (dos si fuera posible) solamente para repasar (hacer exámenes anteriores, pero NO para resolver dudas eso hay que hacerlo desde el primer día).

Aprovecha una de las herramientas más poderosas de la mente, la visualización, mírate en el futuro, habiendo cumplido el plan, llegando a los exámenes tranquilo, con la materia aprendida, saliendo de un examen con la confianza de haber aprobado sin tener que esperar a las plantillas. Está muy bien, ¿a que sí?, pues depende de ti conseguirlo.

PLAN MENSUAL:

Ahora podemos concretar un poco más, ¿qué temas hay que tener estudiados a final de mes? (Para los que estudiéis inglés, si os acordáis de la diferencia entre Have To y Must, aquí hablamos de Have To, es un compromiso a todas luces).
¿Cuándo me toca entregar el trabajo como fecha límite? Mi consejo, si no quieres que la procrastinación te gane la batalla, planifica la PEC terminándola una semana antes de su fecha final, cuando no te sea posible hacerla al principio del todo.
En este plan mensual, incorpora un esbozo de los objetivos semanales a cumplir (pero sólo un esbozo).

PLAN SEMANAL:

Ahora harás el primero de estos planning, pero este lo tendrás que hacer cada semana, porque siempre surgen imprevistos, y retrasos (o puede que avances mientras mejores tu técnica y productividad).
Para hacerlo necesitarás tener en cuenta lo siguiente.

– Tus horas disponibles durante cada día de esta semana (no se puede planificar más allá porque las cosas cambian y es una pérdida de tiempo).

– ¿Esta semana, te toca trabajar en alguna práctica? Distribuye la carga a lo largo de los días.

– Especifica, ¿qué día/s vas a dedicar un rato a resolver dudas en los foros de Internet? (es bueno saber cuándo vamos a hacerlo, para NO hacerlo cuando no toca).

– Ahora que ya sabes, cuánto tiempo tienes para planificar el estudio en sí, y lo que tienes que estudiar esta semana, distribuye las asignaturas por días (consejo: si vas a estudiar 3-4 horas al día, trata de poner dos asignaturas al día, por lo menos, para no saturar la mente con el mismo contenido y mantener así tu atención en niveles óptimos).

Empieza tu estudio por las tareas más duras, esas que llamamos Big Rocks.
(Dato Trivial: Decía Steven Covey, que si comenzamos el día por los guijarros, llenaremos muy pronto nuestro tiempo y en los pequeños huecos que nos queden no podremos meter las tareas más importantes – Big Rocks-, en cambio si lo hacemos a la inversa, las micro-tareas diarias entrarán perfectamente por las ranuras).

Comprométete a la tarea, más importante que las horas de estudio “per se”, está tu nivel de compromiso con lo que debes hacer, si consigues alcanzar el compromiso, vencerás a la Ley de Parkinson (esa que nos dice que cuanto más tiempo tengamos para hacer algo, más tiempo gastaremos en hacerlo).

Lo más importante de la semana: La revisión semanal es IM-PRES-CIN-DI-BLE. El domingo (o el día en que finalice tu semana de estudio) dedica veinte o veinticinco minutos a ver tus avances, ver si te has retrasado en algo que tengas que compensar la semana siguiente, y a preparar la planificación de la siguiente semana, (importante, NO TIRES tu planning ya hecho, guárdalo porque lo usaremos luego).

Terminada esta fase, quiero aclarar que no pretendo que seas un Talibán del planning, tienes que verlo como una guía para el estudio, si la Hoja de Ruta era el mapa, el planning semanal es la brújula que te ha de llevar a cumplir los objetivos mensuales y semestrales.

kilómetrosLo que sí te aconsejo, es que trates de tener siempre los planning a la vista en tu lugar de estudio, que seas consciente en todo momento de las tareas que tienes que hacer.
Tu misión será llegar al final de la etapa habiendo cumplido los kilómetros requeridos.

 

FASE 4 – Técnicas de Estudio.

Técnicas Estudio

Aunque no me meteré ahora en el jardín de especificar cada técnica de estudio (lo iré haciendo en diferentes artículos), si quiero dejar las cuatro pinceladas necesarias, ya que en función de cómo sea cada asignatura se tendrá que abordar de manera distinta su estudio.

Asignaturas RR (Problemas de Resolución y Razonamiento), estas son las asignaturas de ciencias generalmente, física, química, matemáticas, que requieren de una comprensión más profunda de sus contenidos y para aprender a resolver sus problemas.

Contenidos A-B-C (relacionados), en estos los contenidos de los epígrafes o los temas hilan unos con otros (el ejemplo más claro son asignaturas tipo Historia, que son concatenación de sucesos). En ellos buscaremos las palabras clave, haremos más resúmenes y mapas (mentales y conceptuales).

Memoria Pura, listados, o datos que no tienen relación unos con otros, para estos lo mejor es usar, asociaciones inverosímiles, construcción de historietas (aquí ya hablé de ellas), visualizaciones, acrónimos.

Y por último evalúa tus avances, semana a semana ya lo estás haciendo, pero al cabo del mes, toca recoger tus planning semanales, y ver cómo has ido dejando temas atrás a lo largo de las semanas.
Ver cómo mejoras es uno de los motivos que te impulsarán a continuar por esta senda, así que, prémiate a medida que vayas consiguiendo resultados. Cuando vayas avanzando, verás que tú puedes con ello.

– Bonus Track

Bonus Track

Aunque ya he dicho que no me iba a meter en técnicas de estudio, que no se te olvide algo, la curva del olvido (aquí hablé de ella y de la técnica E2PLR para estudiar) repasa, repasa y repasa.

Aquí os dejo el mapa mental de hoy. Pinchad en él y se abrirá en otra página en grande.
Planifica tu estudio

Nadie os puede prometer el aprobado, pero lo que si os puedo asegurar es que muchos de los suspensos de las personas que estudian a diario, es porque no tienen una planificación correcta y corren como pollos sin cabeza.
O porque directamente procrastinan y llegan a la última semana sin tener ni idea ni de qué va la asignatura (aquí levanto la mano, porque me ha pasado).
Y que aplicando una buena técnica de estudio, y este método de planificación, el primer semestre los resultados serán muy buenos, pero el segundo que lo uséis notaréis el verdadero cambio (no es fácil, pero sacar una carrera universitaria en unos años razonables, trabajando y con familia, tampoco lo es).

width=728

8 Comments

  1. sandrakmi 13/10/2015
  2. Julen 26/10/2015
  3. carlos 09/02/2016
    • Chus Diez 09/02/2016
  4. Debora Y 25/02/2016
    • Chus Diez 25/02/2016
    • Chus Diez 26/02/2016
  5. Lou-Anne 07/01/2017

Add Comment

*

Leer más
Aprender a ser más creativo
¿Quieres aprender a ser más creativo?

Cómo entrenar para ser más creativo. Ví una charla en TED que me dejó impresionado (bueno todas lo hacen la...

Cerrar