Estilos educativos de los padres. ¿Cuál es el tuyo?

Los principales estilos educativos son: el democrático, el permisivo, el autoritario y el negligente. ¿Cuál es el tuyo? En este post vamos a descubrir las características de cada uno de los estilos educativos.

Ser madre o padre es una de las tareas más complicadas e importantes de la vida de cada persona. Es una etapa cargada de emociones, por un lado, la alegría y la satisfacción de criar a una “personita” y, por otro, el miedo y la incertidumbre de no saber si lo estamos haciendo bien o no.

Educar a los hijos no es una tarea fácil. Hay que saber dónde colocar los límites y las normas, aprender a comunicarnos con nuestros hijos/as, proporcionarles cariño, satisfacer sus necesidades básicas, resolver los problemas que se presenten y un largo etcétera.

Todos los padres son diferentes y no resolverán estas cuestiones del mismo modo. Unos serán más estrictos y controladores que otros y algunos serán más cariñosos o se comunicarán mejor con sus hijos… Cada padre/madre es un mundo y en función de las características en las que despunte tendrá un estilo educativo u otro. No podemos olvidar que, también, cada hijo es un mundo, por lo que debemos adaptarnos a las características de ellos.

Artículo relacionado: «¿Bowlby, qué es el apego infantil?«

Estilos educativos

democrático, autoritario, permisivo y negligente

Como ya te adelantaba al principio, podemos destacar cuatro estilos educativos que surgen de la combinación de las características que veníamos escribiendo. Veamos en qué consiste cada uno de los estilos educativos:

Estilo democrático

Se caracterizar por presentar un nivel alto de exigencias y de control, esto es, son capaces de establecer unas normas claras que se adaptan a las posibilidades de los hijos, son consistentes y, cuando es necesario, son capaces de razonar su contenido y significado. No exigen el cumplimiento de estas normas de una forma totalmente rígida y cuando hay problemas de conducta explican con detalle las consecuencias y no se olvidan de aportar alternativas de conducta.

Por otro lado, son capaces de mantener un alto nivel de afecto y de comunicación. Expresan de forma abierta su afecto por sus hijos, así como el interés por todo aquello que esté relacionado con el niño o la niña.

Estilo permisivo

Al igual que en el estilo democrático, presenta altos niveles de comunicación y afecto, mostrando interés en identificar las necesidades y preferencias de sus hijos. Sin embargo, mantiene unos niveles bajos de exigencia, por lo que apenas cuenta con supervisión del cumplimiento de las normas.

democrático, autoritario, permisivo y negligente

Estilo autoritario

Podríamos catalogarlo como el estilo contrario al permisivo. En este caso, los padres mantienen un bajo nivel de expresión del afecto y mostrarían un bajo interés en utilizar el diálogo para descubrir los intereses y necesidades de los hijos. Por otro lado, mantienen un nivel alto de exigencia y de control, estableciendo normas claras basándose en ellos mismos que son los que saben lo que le conviene o no al niño o a la niña. La supervisión del cumplimiento de las normas es elevado, apelando siempre a su autoridad y a su mayor conocimiento, con respecto a sus hijos.

Estilo negligente

Caracterizados por mostrar una baja implicación en la relación educativa. La expresión de afecto es mucho menor que en el caso de los padres autoritarios, presentando una escasa sensibilidad a los intereses y necesidades de los niños. En cuanto al control y las normas, oscilan entre la ausencia de éstos y el exceso de estas, acompañada de una supervisión colérica.

Cada estilo educativo puede tener una serie de consecuencias en el comportamiento de los hijos. Pero esto, ya lo veremos en un próximo post para no hacer este demasiado extenso.

width=728

Add Comment

*

Leer más
Grupos, modelo cíclico de Worchel
¿Cómo se forman los grupos? El modelo de Worchel

¿A cuántos grupos perteneces? Seguramente, a muchos, por ejemplo, tu grupo de amigo/as, el de compañeros/as del trabajo, el grupo...

Cerrar