Consecuencias de los diferentes estilos educativos

¿De qué forma afecta nuestro estilo educativo en nuestros/as hijos/as? En el último post os hablábamos de las diferentes características de los padres y de las madres a la hora de educar a sus hijos/as. Según estas características, pertenecerían a un estilo educativo u otro. Pero ¿cómo influyen los diferentes estilos educativos en nuestros/as hijos/as?

En el último post encontraréis las características de los diferentes estilos educativos. Os invito a leerlo antes de continuar con este post, para que podáis verlo en su contexto:

Estilos educativos de los padres. ¿Cuál es el tuyo?

Estilos educativos, democrático, autoritario, permisivo y negligente

¿Cómo afecta los diferentes estilos educativos en nuestros hijos?

Los hijos aprenden de sus padres y según la forma de educar que estos tengan, los niños mostrarán unas características u otras que se mantendrán a lo largo del tiempo, ya sea por el contacto temprano con estos estilos educativos o por el mantenimiento de estos a lo largo del tiempo. Veamos en qué se diferencian los hijos, según el estilo educativo de sus padres:

Hijos de padres negligentes

Los hijos con padres negligentes suelen presentar bastantes dificultades. Tendrían problemas escolares, que se podrían relacionar con su gran cantidad de problemas de conducta, por no acatar las normas o por su escasa motivación y esfuerzo.

APIR PIR Psicólogo militar

Su ajuste psicológico sería muy deficitario y suelen mantener valores muy pobres tanto en identidad como en autoestima. Suelen ser niños con alta vulnerabilidad ante los conflictos sociales y personales debido a su baja competencia social, a la falta de autocontrol y a su pobre capacidad empática.

Estos niños podrían acabar con problemas de abuso de drogas.

Hijos de padres autoritarios

Suelen ser obedientes y orientados al trabajo (por ese control externo que realizan los padres). Sin embargo, en ausencia de estos (o de un control externo) pueden mostrarse hostiles, agresivos e, incluso, rebeldes. Lo que indicaría que su conducta estaría controlada desde fuera, no alcanzando un control interno.

Por un lado, podrían presentar problemas depresivos y de autoestima, con una tendencia a sentirse culpables. Por otro lado, no confiarían en ellos mismos y sus habilidades sociales dejarían mucho que desear.

Consecuencias de los estilos educativos

Hijos de padres permisivos

A simple vista, son niños creativos, alegres, vitales, con confianza en ellos mismos, entusiastas, con poco malestar psicológico; pero, podrían ser más inmaduros. Presentan dificultades para controlar los impulsos y para posponer las gratificaciones.

La falta de control de los padres podría desencadenar una carencia en el autocontrol, llevándolos a ser más impulsivos y a tener una baja persistencia en la realización de las tareas. Al igual que los niños con padres negligentes, podrían llegar a tener problemas con el consumo de drogas.

Hijos de padres democráticos

Estos niños suelen gozar de una buena salud mental y de escasos problemas de conducta. En el ámbito académico presentan una buena actitud y su rendimiento es más que correcto.

A nivel social, son niños/as que destacan por ser competentes, con buena autoestima, autonomía y autocontrol. Son responsables, independientes, con un buen desarrollo moral, con confianza en ellos mismos, con buena autorregulación y con capacidad para poder posponer la satisfacción inmediata de sus necesidades.

width=728

Add Comment

*

Leer más
¿Bowlby, qué es el apego infantil?

Cuando la cigüeña nos premia con la llegada de un recién nacido, la dinámica familiar cambia por completo. Los padres...

Cerrar