10 tips para dar una buena primera impresión

A todos/as nos gusta dar una buena imagen y queremos que se lleven una grata impresión cuando nos conocen. Pero, hay situaciones en nuestra vida donde causar una buena primera impresión cobra más importancia que de costumbre: una entrevista para ese trabajo tan deseado o una cita con tu crush… Son situaciones que podrían cambiar nuestra vida si logramos causar una buena impresión.

Las personas somos capaces de generar nuestra opinión de forma casi instantánea a partir de los pequeños detalles observados y su fusión con nuestra propia experiencia. Por esta razón, si queremos dar una buena primera impresión, debemos cuidar hasta el más mínimo detalle (sobre todo si nos encontramos ante situaciones donde solo vamos a tener una oportunidad de proyectar nuestra mejor imagen, como es el caso de una entrevista de trabajo).

¿Qué tenemos que tener en cuenta para dar una buena primera impresión?

Efecto de primacía y efecto de recencia

Para comenzar, me gustaría hablarte de estos dos efectos relacionados con nuestra memoria: efecto de primacía y efecto de recencia. Estos efectos hacen referencia al recuerdo de la información presentada, aquella que se presenta tanto al principio (primacía), como al final (recencia) se recuerda mejor que la información intermedia. Un ejemplo: imagina que estás en el supermercado y tienes que recordar la lista de la compra porque la nota en la que la tenías apuntada se te ha quedado en casa. Con mayor probabilidad, acabarás comprando los artículos del inicio de la lista y los del final porque son los que mejor vas a recordar. Al llegar a casa, comprobarás que se te ha olvidado algo y… ¡Seguramente estará apuntado a mitad de lista!

¿Cómo dar una buena primera impresión?
Efecto de primacía y efecto recencia

Llegados hasta aquí, igual te estarás preguntando: ¿esto qué tiene que ver con causar una buena impresión? Pues… tiene que ver ¡y mucho!

Hemos dicho que la primera y la última información recibida se recuerda mejor que la información intermedia, pues bien ¡aprovechémonos de esto! Proyectar nuestra mejor imagen al inicio de la conversación podría ser una buena idea, ya que sabemos que es algo que recordará con mayor probabilidad. Pero ¿qué pasa si a lo largo de esa entrevista los nervios te juegan una mala pasada? Como ya mencionábamos, recordar la información intermedia requiere mayor trabajo; sin embargo, la información final se recuerda mucho mejor, por lo que deberíamos acabar la entrevista (por ejemplo) dejándole un <<buen sabor de boca>> al entrevistador. Así podríamos compensar esa “metedura de pata”.

APIR PIR Psicólogo militar

El efecto halo

Este efecto consiste en realizar una generalización a partir de una característica o cualidad de un objeto o una persona. Si observamos una característica positiva en alguien, le asociaremos otras características que vayan acorde con la característica observada.

Por ejemplo, si vemos a una persona con una gran sonrisa, podríamos pensar que es una persona simpática, agradable… Y, aunque esta generalización puede no ser acertada, podemos aprovecharnos de ella. De este modo, si mostramos características positivas de nosotros mismos, será más probable que la persona con la que interactuemos generalice esa cualidad positiva a otras de nuestras cualidades. Pero ¡ten cuidado! También ocurre con los aspectos negativos.

¿Cómo dar una buena primera impresión? 
Halo effect

Otros factores que te pueden ayudar a dar una buena primera impresión

Puntualidad

Vivimos en un mundo donde el tiempo vale oro. A nadie le gusta esperar, así que… Si quieres dar una buena imagen… ¡No llegues tarde!

Sonríe

Una buena sonrisa puede ayudarte a alcanzar tu objetivo. Pero procura que sea una sonrisa natural.

Lenguaje corporal

Lo que decimos va a ser importante, pero no podemos olvidar nuestro lenguaje no verbal. Nuestro cuerpo dará mucha información y es necesario qué esta vaya en consonancia con lo que decimos. Es importante cuidar nuestras miradas mientras estamos hablando, los gestos que acompañan al habla, así como la postura que adoptemos.

Habla y deja hablar

Durante la conversación puedes destacar tus cualidades u otros aspectos positivos de ti, pero no olvides dejar un espacio para que la otra persona pueda compartir algo de ella.

Emociones positivas

Puedes hacer partícipe a la otra persona de las emociones positivas que estás experimentando en ese momento. De este modo, la otra persona podría dejarse llevar también por ellas.

Ten confianza

Es un factor muy importante a la hora de generar una buena imagen. Estar seguro de ti mismo te puede beneficiar mucho. Ten en cuenta que no es la primera vez que conoces a alguien y que, seguramente, hayas generado muy buenas primeras impresiones con otras personas. ¿Por qué no ibas a poder darla ahora?

Acorde a la situación

Todas las situaciones son diferentes y debemos saber adaptarnos a ellas. Si aspiramos a un alto cargo como nuestro nuevo puesto de trabajo, debemos adecuarnos a los requisitos que la situación requiere.

Sé tú mismo

¿De qué sirve crear una imagen que no se corresponde con la nuestra? Sí, en un principio podrás crear una muy buena imagen, pero con el tiempo esta se acabaría derrumbando. Por eso, es muy importante que te muestres tal y como eres.

width=728

Add Comment

*

Leer más
Perseverancia

Persevera, cuando menos te lo esperas alcanzarás tu objetivo.

Cerrar