Difusión de la responsabilidad: Caso Kitty Genovese

Hoy relataremos el caso que ayudó a definir la difusión de la responsabilidad. Nos referimos al caso de Kitty Genovese, una mujer italoamericana que fue brutalmente asesinada mientras que sus vecinos no hacían nada por impedirlo. La noticia apareció en todos los periódicos de New York, incluso, llegó a ser portada del Times.

El caso de Kitty Genovese

¿Quién era Kitty Genovese?

Difusión de la responsabilidad

Kitty, la hermana mayor de una familia de clase media, creció en Brooklyn. A sus 19 años su familia decidió trasladarse a Connecticut porque la madre había sido testigo de un asesinato. Pero, ella prefirió quedarse en New York. Tiempo después, se convirtió en la gerente de un bar que se situaba en el mismo barrio donde compartía un apartamento con su pareja.

La noche del suceso

La noche del 13 de marzo de 1964, tras acabar su jornada en el bar, regresaba a casa en su coche sin percatarse de que la estaban siguiendo. Alrededor de las 3 de la madrugada, aparcó su coche cerca del edificio donde vivía. Allí, el hombre que la perseguía la sorprendió por detrás, apuñalándola varias veces por la espalda. Kitty gritaba y varios vecinos escucharon sus gritos, pero nadie acudió para ayudarla.

A lo lejos, un vecino desde su ventana trató de ahuyentar al asesino: “¡Deje en paz a la chica!”. Pero, no hizo nada más por ayudarla. En ese momento el asesino (sorprendido por el vecino) salió corriendo, dejando a la pobre Kitty malherida en el suelo. Ella trató de llegar como pudo a la puerta de su edificio; pero, minutos más tarde, el asesino regresó y volvió a apuñalarla. Luego la violó, le robó 49 dólares y escapó de la escena del crimen.

Tras este suceso, un testigo llamó a policía. Minutos más tarde llegaron junto con la ambulancia, pero ya era demasiado tarde y Kitty murió de camino al hospital.

difusión de la responsabilidad

Según el artículo del Times, 38 fueron los vecinos que, de alguna forma u otra, fueron testigos de este suceso. Según el informe policial, solo fueron 12 los que pudieron ver u oír el ataque.

Moseley, autor del crimen y padre de familia, fue detenido más tarde por un robo. Él acabó confesando el crimen, así como otros dos asesinatos. Fue condenado a pena de muerte.

¿Ayudar o no ayudar? Esa es la cuestión

Casi a diario, somos testigos de situaciones injustas, de sucesos donde alguien necesita de nuestra ayuda: personas que piden en la puerta de un supermercado porque no tienen recursos, el bullying en el colegio o casos de humillación son algunos ejemplos. ¿Alzamos nuestra voz o tendemos nuestra mano cada vez que nos encontramos ante una de estas situaciones? Pocas veces.

Es cierto que el caso de Kitty Genovese es muy extremo e, independientemente de si fueron 12 o 38 los posibles testigos de tal asesinato, es sorprendente que ninguno hiciera algo para ayudarla. ¿Por qué? ¿Por qué no ayudamos cuando alguien lo necesita?

APIR PIR Psicólogo militar

La Difusión de la Responsabilidad

A raíz de este suceso, varios psicólogos sociales comenzaron a hacerse las mismas cuestiones y decidieron investigar por qué sucedía esto. Bajo la hipótesis de que el número de personas presentes en la situación podría influir en la decisión de ayudar o no, surgió la Teoría de la Difusión de la Responsabilidad, de Darley y Latané. Esta teoría trata de explicar lo que ocurre desde que nos percatamos de que alguien necesita ayuda, hasta la toma de la decisión de ayudar o no.

Los investigadores encontraron que cuantas más personas se encuentran en una situación de este tipo, menos se involucra cada persona. La responsabilidad de ayudar queda difuminada entre los presentes en la situación.

En cuanto a los datos encontrados, sorprende que la probabilidad de ayudar a alguien es muy elevada si nos encontramos solos en esa situación; sin embargo, esta probabilidad disminuye en gran medida según vaya aumentando el número de observadores de esa situación.

Tras varios experimentos, los investigadores pudieron confirmar su hipótesis, lo que indicaría que, ante una situación de ayuda en la calle, cederíamos con mayor facilidad nuestra responsabilidad de ayudar a los demás transeúntes que se encuentren en esa situación. “Ya le ayudará otro”.

El caso de Kitty Genovese

Otros factores que podrían intervenir en la toma de decisión de ayuda

Nuestras creencias

Uno de los factores que nos ayuda a identificar si estamos ante una situación que requiere nuestra ayuda o no son nuestras creencias. ¿De verdad necesita esa persona ayuda? Nuestras creencias personales influirán en nuestro comportamiento.

Juicio moral

¿Soy yo responsable? ¿Es la persona responsable de lo que está sucediendo? ¿Merece ser ayudada?

Semejanza con la persona

Cuanto más semejantes nos veamos con la persona, más fácil nos será proporcionarle ayuda.

Costes y beneficios

Este es otro factor muy importante. ¿Soy capaz de ayudar? ¿Qué gano si ayudo? ¿Qué puedo perder?

El miedo

El miedo a que nos juzguen por querer ayudar, de no poder hacerlo bien ante las miradas de los demás, a que nos relacionen con la persona en cuestión o al qué dirán. Es otro factor que influye a la hora de tomar la decisión.

¿Podemos acabar con la difusión de la responsabilidad?

Cada vez que presencias una situación de este tipo y no actuamos, estamos formando parte de esa difusión de responsabilidad. Si dejamos atrás nuestros miedos, asumiendo nuestra parte de responsabilidad y actuamos ante las pequeñas injusticias que presenciamos casi a diario… Hoy viviríamos en un mundo mejor. Ayudando incitarás a los demás a ayudar. 

width=728

Add Comment

*

Leer más
¿Cómo planificar el estudio?

  ¿Cómo planificar el estudio? ¿Tú también has sentido, cómo la fecha de los exámenes se te echa encima irremediablemente?,...

Cerrar