El acoso escolar o bullying y sus tipos

Septiembre ya ha llegado y con él lo hará la “vuelta al cole”. Un momento que puede resultar agradable para muchos niños y niñas porque volverán a reunirse con sus compañeros de clase, comprarán material escolar nuevo…

Sin embargo, la vuelta a la rutina puede ser un “infierno” para algunos de ellos. ¿Por qué? Por el acoso escolar o bullying, que es como le venimos denominando desde hace unos años atrás.

acoso escolar o bullying

Si echamos la mirada atrás y recordamos aquellos maravillosos años donde nosotros éramos los alumnos… Quizás puedas identificar a alguno de tus compañeros realizando alguna conducta de acoso o a alguno de ellos como el típico “matón” que iba haciendo de las suyas. Y es que, el bullying es algo que ocurre desde siempre. No es algo que las nuevas generaciones estén experimentando por primera vez en la historia del ser humano. Aunque pueda dar esa sensación al utilizar este “término tan reciente” que hemos adoptado del inglés.

¿Qué es el bullying o el acoso escolar?

El bullying o el acoso escolar podríamos definirlo como esa situación o situaciones en la(s) que intervienen mínimo dos individuos, uno de ellos (el acosador) utilizará su poder para llevar a cabo acciones y conductas (insultar, pegar, difamar, robar, amenazar, ignorar, chantajear, difundir rumores, aislar…) sobre el otro individuo (la víctima) para conseguir su objetivo. Esto podría generar en la víctima una sensación de inferioridad, sumisión, indefensión y malestar.

APIR PIR Psicólogo militar

¿Dónde se produce el acoso escolar?

Como podemos deducir de su nombre, el bullying se da en ámbito escolar, en cualquier situación que se pueda producir dentro del centro: en la clase, en el patio durante el recreo, en los baños, en los pasillos… Pero, por desgracia, puede ir más allá de los límites del colegio. Puede producirse en la puerta, durante el recorrido a casa y/o por Internet.

Y, lo peor de todo, es que no importa qué tipo de centro sea. Da igual si es público, privado o concertado. Puede producirse en cualquiera de ellos. Si es cierto que el nivel de formación de los profesionales del centro sobre este tema puede influir en el progreso de estas situaciones.

acoso escolar o bullying

¿Cuáles son los tipos de bullying?

Antes mencionábamos que este tipo de situaciones no son nuevas y que ya venían dándose desde antes. Sin embargo, algunos tipos de acoso sí que son novedosos, han llegado con el uso del Internet y de las redes sociales. Pero, antes de adentrarnos en el cyberbullying, veamos los otros tipos de acoso:

Bullying físico

Este hace referencia a la conducta agresiva del acosador, agrede a la víctima mediante golpes, empujones, patadas, zancadillas… Aquí podríamos incluir aquellas conductas que se caracteriza por dañar de forma intencionada las pertenencias de la víctima o el robo de estas.

Bullying psicológico

El acoso escolar de tipo psicológico realizado por el acosador se caracteriza por la cantidad de amenazas hacia la víctima, la manipulación, el chantaje, la intimidación y la persecución. Este tipo de acciones acaban repercutiendo en la autoestima de la víctima.

acoso escolar o bullying

Bullying verbal

Este tipo de bullyin es característico de aquellos acosadores que se dedican a insultar, a realizar bromas, difundir rumores, a excluir por alguna característica de la víctima, ya sea su apariencia física, orientación sexual, la etnia o por algún tipo de discapacidad.

Bullying social

La característica principal de este tipo de acoso es la exclusión social. Es difícil de detectar y su principal objetivo es que la víctima no participe en las actividades que realice el grupo.

Bullying sexual

Este tipo de bullying consiste en realizar comentarios obscenos y machistas, sin embargo, la cosa no queda ahí, puede ir a mayores si el acosador comienza a presionar a la víctima para que haga cosas que no quiere e incluso podría a llegar a tocar sus zonas íntimas en contra de su voluntad.

Cyberbullying

Antes os adelantábamos unas pequeñas pinceladas sobre este tipo de acoso escolar. Surge a raíz de la aparición de Internet y de las diferentes redes sociales que son utilizadas como instrumento para acosar o intimidar a la víctima. Las redes permiten mantener el anonimato o crear cuentas falsas para poder realizar el acoso. Este puede consistir en difundir rumores, amenazar, mentir o realizando comentarios ofensivos.

¿Cómo nos podemos percatar del acoso escolar?

En ocasiones descubrir que existe acoso escolar puede ser complicado. Por lo general, las víctimas no suelen hablar de estos sucesos por miedo a las posibles consecuencias. Por ello, es de vital importancia detectar este tipo de situaciones antes de que puedan desencadenar consecuencias importantes.

acoso escolar

¿Podemos evitar el acoso escolar?

Padres y educadores deben trabajar de forma conjunta para educar a los niños en el respeto a los demás. Aun así, debemos estar pendientes de si se produce algún cambio en la conducta de los niños para identificar esta situación y tratarla con la importancia que tiene.

Si nos encontramos ante una situación de acoso, no debemos reforzarla ni fomentarla. Y es que, simplemente, con la risa de los compañeros ante el comentario ofensivo del acosador hacia la víctima se está reforzando ese comportamiento. Por esta razón, una de las principales tareas que deberemos trabajar con los niños es a no reírle “las gracias” al acosador y a no callar ante la violencia.

Trabajar en la cohesión grupal nos puede ayudar a que no se produzcan este tipo de situaciones.

Es importante que los alumnos sepan que la figura del profesor está ahí para ayudarles y para ello, estos últimos deben mostrar una actitud cercana y de preocupación por ellos.

Por último, si hemos detectado una situación de bullying, es importante recabar la máxima información del suceso y, para ello, podemos hablar con las partes implicadas o por los compañeros que lo han presenciado. Es en ese momento podríamos comunicar el suceso al equipo directivo y a las familias de ambas partes para trabajar de forma conjunta y aplicar las medidas oportunas para que no se repita.

acoso escolar o bullying

También, sería aconsejable valorar el apoyo psicológico para la víctima, ya que estar expuesto de forma continua a este tipo de estresores podría desencadenar importantes consecuencias. 

Por último, debemos hacer un seguimiento del caso para comprobar que las medidas tomadas son eficaces o no para recurrir a otros profesionales que puedan poner fin a tal situación.

width=728

Add Comment

*

Leer más
teoría del rumor
Rumor, salseo y cotilleos. La Teoría del rumor

¡Qué nos gusta un rumor, un cotilleo o un salseo! ¡Nadie se libra! Todos/as, en mayor o menor medida, mostramos...

Cerrar