El otro lado de las emociones negativas

A todos nos gustaría estar en un estado de alegría y felicidad permanente. Fijar nuestra sonrisa de oreja a oreja y no dejar que nada cambie su curvatura. Cuando estamos felices nos sentimos bien, son de esas emociones que siempre nos gustaría tener y dejar de lado esas emociones negativas.

emociones negativas y positivas

Esto es algo que, últimamente, está en auge en nuestra sociedad. Queremos vivir sintiendo únicamente emociones placenteras, que nuestra vida sea exclusivamente feliz y positiva, donde todo sea de color de rosa y con brilli-brilli. Todo al más puro estilo Mr. Wonderful.

Tendemos al rechazo de esas emociones negativas porque son desagradables, nos hacen sentir mal y parecen que nos alejan de ese estado tan deseado de felicidad. Pero ¿por qué sentimos esas emociones? ¿Sirven de algo?

¿Para qué sirven las emociones?

APIR PIR Psicólogo militar

Para Fridja, un psicólogo holandés que dedicó su carrera al estudio de las emociones, las funciones de las emociones podrían dividirse en dos niveles:

  • Sensibilidad emocional: la emoción actuaría como una señal que informa al sistema cognitivo y conductual de que la situación puede ser favorable o, por el contrario, peligrosa.
  • Respuesta emocional: las emociones permiten guiar y organizar la conducta, teniendo un papel muy importante como señales comunicativas.
funciones de las emociones

¿Son tan negativas las emociones negativas?

Estamos de acuerdo en que pueden que no sean tan agradables de experimentar como las positivas, pero toda emoción tiene su función y, a nivel general, nos ayudan a tener una mejor adaptación al medio.

Este post te puede interesar:
👉 Inteligencias Múltiples. 8 tipos donde puedes destacar👈

El miedo

Esta emoción es una señal de alerta ante una situación de peligro, nos permite identificar la amenaza y nos motiva para protegernos de ese peligro o a prevenirlo. Incluso, a través de nuestra expresión facial, puede alertar a los demás de que algo no va bien. El miedo, aunque pueda ser clasificado como una emoción negativa, tiene su lado positivo ya que nos ayuda a la supervivencia, a evitar un daño e, incluso, a ayudar a la supervivencia de otros.

La ira

Cuando nos encontramos ante una situación que creemos que no debería ser así, aparece la ira, permitiéndonos movilizar nuestra energía para salvar esos obstáculos, redirigir nuestras metas e, incluso, podemos prevenir nuestra forma de actuar cuando la reconocemos en otra persona.

La tristeza

La emoción negativa por excelencia. Pero, todo lo que se ve envuelto por esta emoción no es negativo. Y es que, gracias a ella, logramos tener el impulso necesario para tratar de cambiar la situación que originó tal emoción. Nos ayuda a conservar energía para después redirigirlas a nuevas metas más accesibles. También, fomenta la cohesión grupal, ya que provoca la ayuda de los demás.

La culpa

Nos motiva a reparar el daño causado.

El asco

Nos ayuda, de una forma activa, a rechazar o a alejarnos de ciertos aspectos del ambiente que podrían ser perjudiciales para nosotros, como la comida en mal estado. Por lo que es de vital importancia para la supervivencia.

width=728

Add Comment

*

Leer más
¿Cómo incorporar nuevos hábitos?

    ¿Las personas cambian? ¿De verdad se pueden incorporar nuevos hábitos? Creo que con esta frase, podríamos estar debatiendo...

Cerrar